10 CONSEJOS PARA LA PREVENCION DE RIESGOS LABORALES

keep

Hoy, 1 de mayo, se celebra internacionalmente el Día del Trabajo. Un día en el que queremos recordar a los trabajadores que la prevención es el factor más determinante a la hora de evitar accidentes laborales.

La Ley 31/1995 de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales tiene como objetivo promover la seguridad y la salud de los trabajadores mediante la aplicación de medidas de desarrollo de las actividades para la prevención de los riesgos derivados del trabajo.

Para ello establece los principios generales relativos a la prevención de los riesgos profesionales para la protección de la seguridad y de la salud, la eliminación o disminución de los efectos derivados del trabajo, la información, la consulta, la participación equilibrada y la formación de los trabajadores en materia preventiva.

Por Riesgo laboral se entiende la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. Para calificar un riesgo desde el punto de vista de su gravedad, se valorará conjuntamente la probabilidad de que se produzca el daño y la severidad del mismo. Cuando esa posibilidad se hace material y real aparece el daño.

La diferencia entre daños derivados del trabajo y accidente de trabajo es que los daños son las enfermedades, patologías o lesiones sufridas con motivo u ocasión del trabajo y el accidente es todo suceso anormal, no querido ni deseado, que se presenta de forma brusca e inesperada interrumpiendo la normal continuidad del trabajo, pudiendo causar lesiones a las personas.

seguridad laboral

 

Nos centraremos en los riesgos que conllevan los trabajos

1.- Uso de los EPI’S adecuados cuando el trabajo que se realiza lo requiere

  • Cuando el trabajador esté expuesto a sustancias susceptibles de ser inhaladas o expuestos por contaminación indirecta es imprescindible utilizar mascarillas apropiadas y guantes para proteger de intoxicaciones cutáneas y cortes tanto superficiales como profundos.
  • Llevar la ropa adecuada, siempre cubierto, ajustado al cuerpo y bien abrochado independientemente de las condiciones climáticas.
  • Protección para la cara y ojos para evitar salpicaduras.
  • Protección de los pies con calzado de seguridad cuando haya posibilidad de golpes o cortes.
  • Protección de los oídos ante ruidos incontrolados

2.- No mezclar diferentes productos sin antes verificar su compatibilidad y leer siempre el etiquetado de los productos que se manipulan para adquirir la información necesaria y conocer las medidas a tomar en caso de derrame accidental o ingesta.

3.- Evitar fumar y comer mientras se está llevando a cabo un trabajo.

4.- Manipular correctamente los instrumentos de trabajo, para ellos es necesario haber recibido la formación adecuada de los manuales técnicos, además la maquinaria debe estar revisada y puesta al día y se renovará cuando sea necesario.

5.- La maquinaria pesada será situada de tal forma esté asegurada estabilidad, que sea minimizado el riesgo de vuelco y además se analizará su trayectoria para que implique el menor riesgo posible para los trabajadores de su perímetro. Las máquinas que lo requieran deben llevar en todo momento el antivuelco, y el operario que la maneje utilizará el cinturón de seguridad para evitar despido de la persona en caso de accidente y si fuera preciso también tendrá cabina insonorizada.

6.- Evitar prisas en las tareas y optimizar el tiempo programando para cada uno de los trabajos el tiempo necesario, así se evitarán los excesivos ritmos de trabajo.

7.- Evitar acercarse a maquinarias con las que se están trabajando y establecer un área alrededor o perímetro, durante su funcionamiento para evitar accidentes.

8.- Protección de los trabajadores ante las vibraciones que puedan poner en riesgo sus articulaciones y adaptar los asientos con suspensión mecánica o neumática, cabinas flotantes o aisladas y suspensión en las ruedas y en caso de no poder disminuir las vibraciones, tratar de disminuir el tiempo de exposición.

9.- Cuidar la ergonomía adquiriendo posturas adecuadas de trabajo tanto en las recolecciones, tratamientos para el control de plagas e incluso en el propio manejo de maquinarias, así como evitar sobreesfuerzos que pongan en peligro al trabajador.

10.- Adquirir formación e información del uso y manipulación de los fitosanitarios, maquinarias y todos los instrumentos que sean necesarios para llevar a cabo el trabajo realizado.

 

Aunque algunos consejos son generales y extensibles a cualquier clase de trabajo nos hemos centrado en las recomendaciones para trabajos en el sector de la agricultura. En otra ocasión abarcaremos una perspectiva más general de la prevención de los riesgos laborales.

¡Feliz día a todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *